Artículo en «Plagas Urbanas»

La toxicología computacional es un método alternativo altamente eficaz para la predicción del impacto de sustancias químicas biocidas, y su uso se hace cada vez más necesario a partir de normativas como el Reglamento (UE) nº 528/2012 sobre este tipo de productos (“Biocidal Products Regulation”, BPR). Este reglamento simplifica la aprobación de las sustancias activas, pero supone un incremento de la cantidad de ensayos con animales para cumplir con los requisitos de información que se solicitan, y un alto cose del procedimiento de registro. Por dichos motivos, el propio BPR obliga a la puesta en común de datos y promueve el uso de métodos alternativos como los que desarrollamos en ProtoQSAR.

ProtoQSAR participa actualmente en el proyecto “COMBASE” del programa europeo LIFE +, desarrollando una solución informática que permita predecir los efectos tóxicos de biocidas durante su vida útil y los procesos posteriores de degradación. Gracias a esta herramienta, se dispondrá por primera vez en Europa de una exhaustiva base de datos con información ecotoxicológica de biocidas, y un conjunto de modelos computacionales también específicos para estas sustancias y que serán objeto además de una validación experimental en cuatro niveles tróficos que confirme su eficacia y les otorgue validez regulatoria.

En el número 75 de la revista “Plagas Urbanas” describimos brevemente nuestra participación en este proyecto y la utilidad que tendrá para la industria, ya que se podrán realizar evaluaciones por ordenador de la ecotoxicidad de nuevos productos químicos candidatos a ser autorizados de manera segura, libre de residuos y respetuosa con el medio ambiente. De esta forma, ProtoQSAR contribuye al cumplimiento de BPR respetando el principio de precaución, la promoción de sustancias de bajo riesgo y la reducción de los ensayos con animales.

El artículo está disponible en pdf, y próximamente en la página web de “Plagas Urbanas”.